Arte y Monumentos

Turismo: arte y monumentos

La ciudad de Peñaranda cuenta con numerosos recursos turísticos y artísticos que la convierten en un importante destino dentro de la provincia de Salamanca. Su extraordinaria situación geográfica, entre dos ciudades Patrimonio de la Humanidad como Salamanca y Ávila y relativamente cercana de otros destinos importantes como Madrid o Valladolid. La Autovía A-50 y la línea ferroviaria Salamanca-Ávila-Madrid así como el transporte por autobús hacen de Peñaranda un destino sumamente accesible para todos los visitantes.

A continuación detallamos los elementos turísticos más destacados con los que cuenta nuestra ciudad:

Conjunto histórico artístico

El casco antiguo de Peñaranda fue declarado, en 1973, Conjunto histórico artístico, en torno a sus tres plazas sucesivas: la de Martínez Soler, la de la Constitución y la de España (antiguamente, de la Corralada), separadas estas dos últimas por el llamado Palacio de los Condes. Presentan una estructura rectangular muy alargada, flanqueada en sus lados sur y norte por la iglesia y el Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez; los lados este y oeste están porticados y con varias calles abiertas en sus laterales.

La Plaza de España, presenta edificios porticados al poniente, uno con cinco columnas de fustes lisos y capiteles platerescos vinculados a la escuela salmantina de Juan de Álava y Juan Negrete; procedentes del claustro de San Leonardo, de Alba de Tormes.

Se puede decir que en el lienzo del Este no hay una división clara entre ambas plazas, y se continua, tras un quiebro en ángulo recto, con el lienzo porticado de la plaza de Agustín Martínez Soler, donde el carácter rural es más acentuado.

Plaza de España

Antiguamente llamada Plaza de la Corralada, presenta forma rectangular y está rodeada de edificios porticados. En el centro se encuentra el Templete. En esta plaza, justo al lado de la Oficina de Turismo, podemos encontrar cinco columnas con fustes lisos y capiteles platerescos, que se atribuyen a la escuela salmantina de Juan de Álaba y Juan Negrete y proceden del claustro del convento de San Leonardo, de Alba de Tormes. Del siglo XVIII son el resto de columnas que nos encontramos si avanzamos hacia el Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruiperez. Se cree que los pilares y columnas han sido rescatados de antiguos edificios desaparecidos en la actualidad. El edificio de la antigua cárcel, también utilizada como Ayuntamiento y Juzgado se construyó entre 1673 y 1675. A día de hoy es la sede del Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruiperez, inaugurado en 1989. Se conserva la portada de dos pisos del s. XVII, construida en sillería de granito; se abre a la plaza con un pórtico de tres arcos de medio punto rematado en un frontón triangular. En el lado este de la plaza los edificios son de ladrillo visto, con dibujos geométricos situados en las fachadas y en los aleros. A finales del s. XIX se pone de moda entre la burguesía cubrir con pinturas los techos de edificios de cierta relevancia. Como curiosidad en el lado opuesta, el oeste de la plaza, si nos situamos bajo los soportales y miramos hacia arriba podemos observar óculos o mirillas.

Plaza de la Constitución

Antiguamente llamada Plaza del Ganado o de arriba, surge en el s. XVI dado el interés de los señores de la villa por ampliar el mercado concedido en 1375 a la ciudad por los reyes de Castilla. Las Plazas de la Corralada (Plaza de España en la actualidad) y Plaza del Mercado (hoy de la Constitución) nacen tras la remodelación que hicieron en la primera mitad del s. XVI don Juan y su hijo Alonso de Bracamonte (IV y V señores de la villa respectivamente) tras derribar unas casas colindantes a la casa señorial, ya que estaban ampliados en ampliar el mercado. Algunas de esras casas conservan excelentes ejemplos de miradores modernistas de forja, propios de viviendas burguesas del s. XIX. Los soportales que rodean la plaza protegen a los transeúntes de las inclemencias del tiempo y de los vehículos durante la celebración del mercado semanal. En su lado meridional estuvo situado el Palacio Condal. Fue construido en el s. XV por Álvaro de Ávila, I señor de Peñaranda, posiblemente sobre una torre existente con anterioridad. Se trataba de una construcción de dos plantas, cuya puerta principal daba a la Plaza del Ganado. Tenía además dos patios interiores y una puerta trasera que daba a la Plaza de la Corralada. Fue reparado en el s. XVII y posteriormente destruido por los vecinos en 1812 debido al presunto afrancesamiento de su Señor, Don Diego Fernández de Velasco. Por otra parte el edificio del Ayuntamiento fue construido en 1647. Realizado en ladrillo, a excepción del pórtico de cuatro arcos carpaneles, sobre sencillos pilares en granito. La última remodelación integral finalizó en el año 2010.

Plaza Agustín Martínez Soler

La más antigua de las tres que componen el Conjunto Histórico y, por tanto, la que presenta un aspecto más rural, a pesar de la remodelación que sufrió en 1973, fecha en la que se instalan sus jardines. Se dota a la plaza de soportales para acoger el mercado semanal concedido en 1375 y que se convirtió en seña de identidad de la villa gracias a sus ventajas en los impuestos que implicaba esa concesión. A finales del siglo XIX, se procede a la demolición de una manzana de cuatro casas ubicadas en el centro dando lugar al actual aspecto cuadrado. El edificio más destacado es la Iglesia de San Miguel. Su exterior tiene cierto interés por ser lo único que quedó tras el devastador incendio que sufrió el edificio en 1971. El templo está realizado en piedra granítica de sillería, a excepción de la torre de ladrillo visto. La catástrofe destruyó el soberbio retablo mayor del presbiterio, realizado por Esteban de Rueda y Sebastián Ducete y calificado como obra magistral de la escultura del siglo XVII. Entre las casas destacada una fechada en 1718. Curiosamente es la única que no está porticada y sólo presenta un voladizo en el que se dejan ver las vigas de madera que lo sustentan. De 1654 es la fuente de los Cuatro Caños, situada en el centro de la plaza. Tiene forma ochavada y está realizada en piedra de Cardeñosa. Siempre fue un punto de reunión, ya que era uno de los pocos lugares donde los peñarandinos acudían a buscar agua.

Convento de las Madres Carmelitas

Convento de las Madres Carmelitas: fundado por don Gaspar de Bracamonte y Guzmán. Las obras terminaron a finales de 1669 y las trazas del edificio fueron obra de Fray Juan de San José y para su ubicación se escogió un terreno a las afueras de la villa. El atrio fue la última parte de la construcción, cuyas trazas son de Fray Pedro de la Visitación, al igual que las cúpulas. Se trata de un edificio de estilo Barroco-carmelitano. El edificio en sí tiene planta de cruz latina, con el crucero marcado con la cúpula en el centro. La nave consta de tres tramos divididos por fajones que se sostienen en pilastras de estilo toscazo. Las cúpulas están decoradas con yeserías por motivos geométricos. Fue declarado Monumento y Bien de Interés Cultural en 1982. Alberga una gran colección de pinturas barrocas napolitanas y tallas de escuela castellana de Gregorio Fernández entre otras obras de arte. Un ejemplo es La Anunciación, del prestigioso pintor Luca Giordano.

Teatro Calderón

En el número 17 de la calle Cerrajeros se encuentra el Teatro Calderón, que fue inaugurado en 15 de agosto de 1881. Un grupo de peñarandinos y mediante acciones, emprenden la idea de construir el Teatro y adicionado a éste un local espacioso, elegante y bien decorado, el Casino de Peñaranda, con 782 metros cuadrados y un coste de 107.437,50 pesetas. Se suscribieron acciones con capital ordinario de 125 pesetas y capital preferente de 51,94 pesetas.

Su arquitecto fue José Secall, la decoración fue llevada a cabo por los Montesinos. Es un edifcio de dos plantas; en la primera se encuentra el teatro, con planta de herradura y en la segunda el casino. En el techo aparecen representados al óleo los temas de la fortuna, las flores y el amor. El exterior, adornado con medallones como recuerdo a los cuatro dramaturgos españoles: Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Lope de Vega, Pedro de Alarcón y Moreto

Cerrado después de la guerra civil, fue restaurado en 1991, inaugurado con la obra 'El gran teatro del mundo' de la compañía Corsario. Actualmente se utiliza como teatro, cine y centro recreativo de la Tercera Edad.

Imágenes

Ermita de San Luis

A las afueras del pueblo, hoy ya dentro del casco urbano, se alza la Ermita de S. Luis, obra de estilo barroco. Obra del siglo XVII, con posteriores restauraciones, de especial importancia para la historia de Peñaranda por ser el lugar desde donde partió, el 20 de octubre de 1669, la comitiva que consagró la iglesia de las MM. Carmelitas.

San Luis no es solamente su Iglesia, sino su Cristo, Santo Cristo de la agonía, y hablar de San Luis y de su Cristo va íntimamente ligado a un barrio y sus gentes, el barrio de San Luis. Ha sido, es y a buen seguro, seguirá siendo, un lugar protagonista en la vida de los peñarandinos y peñarandinas.

Imágenes

Ermita del Humilladero

Esta ermita, del siglo XVI, se sitúa en la actual calle de Nuestra Señora, muy próxima al convento de las Madres Carmelitas. La explosión del polvorín, en el año 1939, la dejó tan dañada que lo que podemos ver hoy es una reconstrucción moderna realizada sobre las antiguas ruinas.

El exterior es de principios del siglo XX y está realizado en ladrillo y pintado. En la parte delantera hay una pequeña espadaña. Consta de un atrio de entrada, donde se exhibe un calvario que perteneció al convento de San Francisco.

El interior lo conforma sólo una nave de reducido tamaño, iluminada con una pequeña ventana en el lado de la epístola. Está decorada por distintas obras pictóricas y algunas tallas. El acceso al altar se haya dividido por un arco de medio punto. En el centro se sitúa, en el interior de un arco, el Cristo del Humilladero; a los lados, en arcos más pequeños, se puede admirar la talla de una Dolorosa y, en el lado de la epístola, un santo.

La importancia de esta ermita radica más en la devoción del pueblo al Cristo del Humilladero y a las dolorosas que salen en procesión durante la Semana Santa, que a su valor arquitectónico.

Imágenes

Plaza Nueva

Fue construida en 1942 sobre la antigua charca de La Poza, anegada por los escombros del polvorín, con el esfuerzo de un grupo de presos republicanos, desplazados a Peñaranda para su construcción después del estallido del polvorín.

Es de figura cuadrangular y trazado clásico, toda ella porticada, presenta cierto carácter solemne que la asemeja a las grandes plazas españolas. El centro ha experimentado numerosos cambios a lo largo de su historia; actualmente lo ocupa un monumento al agua, obra de Félix Orgaz Botejara.

Imágenes

Plaza de toros La Florida

La plaza de toros de Peñaranda fue inaugurada el 4 de septiembre de 1907. Hicieron el despeje de la Plaza a caballo, Silva y Ceballos. Actuaron los diestros Fermín Muñoz 'Corchaíto' y José Carmona 'Gordito'. Los toros eran de la ganadería del Valle.

Este singular edificio ubicado en el km. 2 de la Ctra. Madrid, está dotado de una serie de elementos y servicios que permiten no sólo llevar a cabo corridas de toros sino también organizar varios tipos de espectáculos y actuaciones al aire libre.

Cuando se construyó el aforo era de 6100 personas, siendo hoy, después de las correspondientes adaptaciones y reformas, en torno a las 5500 plazas. Con palcos, tendido alto, tendido bajo, contrabarrera, barrera, callejón, burladero, presidencia, puerta de cuadrillas, toriles, arrastre de toros, patio de caballos y corrales.

Imágenes