Arte y monumentos

Conjunto histórico artístico

El casco antiguo de Peñaranda fue declarado, en 1973, Conjunto histórico artístico, en torno a sus tres plazas sucesivas: la de Martínez Soler, la de la Constitución y la de España (antiguamente, de la Corralada), separadas estas dos últimas por el llamado Palacio de los Condes. Presentan una estructura rectangular muy alargada, flanqueada en sus lados sur y norte por la iglesia y el Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez; los lados este y oeste están porticados y con varias calles abiertas en sus laterales.

La Plaza de España, presenta edificios porticados al poniente, uno con cinco columnas de fustes lisos y capiteles platerescos vinculados a la escuela salmantina de Juan de Álava y Juan Negrete; procedentes del claustro de San Leonardo, de Alba de Tormes.

Se puede decir que en el lienzo del Este no hay una división clara entre ambas plazas, y se continua, tras un quiebro en ángulo recto, con el lienzo porticado de la plaza de Agustín Martínez Soler, donde el carácter rural es más acentuado.

Imágenes

Iglesia parroquial de San Miguel

La Iglesia Parroquial se levanta en la plaza de Agustín Martínez Soler. Su exterior tiene cierto interés por ser lo único original que del templo ha quedado después del devastador incendio que sufrió la iglesia en 1971. Está realizada en sillería granítica, a excepción de la torre, que se alza a espaldas de la cabecera, que es de ladrillo visto. De las portadas que tiene la iglesia, la meridional es la más interesante, obra manierista de la segunda mitad del XVI, porta los escudos de sus fundadores y la imagen de San Miguel.

La portada de poniente responde a planteamientos clasicistas derivados de Herrera y toda la escuela de Valladolid. La hornacina cobija una imagen de la Virgen con Niño, obra de finales del siglo XVI. La torre campanario de la iglesia, construida en ladrillo, es probablemente el vestigio más antiguo de un pequeño templo románico, sobre cuyos restos se asentó posteriormente la nueva iglesia. Se ha visto afectada por varias catástrofes desastrosas: el terremoto de Lisboa de 1753 y el terremoto de 1761, un incendio el 16 de agosto de 1893, la explosión del polvorín el 9 de julio de 1939, y el ya referido incendio del año 1971; éste último destruyó el retablo mayor del presbiterio, calificado de obra magistral de la escultura del siglo XVII, realizado por Esteban de Rueda y Sebastián de Ucete.

Imágenes

Ermita de San Luis

A las afueras del pueblo, hoy ya dentro del casco urbano, se alza la Ermita de S. Luis, obra de estilo barroco. Obra del siglo XVII, con posteriores restauraciones, de especial importancia para la historia de Peñaranda por ser el lugar desde donde partió, el 20 de octubre de 1669, la comitiva que consagró la iglesia de las MM. Carmelitas.

San Luis no es solamente su Iglesia, sino su Cristo, Santo Cristo de la agonía, y hablar de San Luis y de su Cristo va íntimamente ligado a un barrio y sus gentes, el barrio de San Luis. Ha sido, es y a buen seguro, seguirá siendo, un lugar protagonista en la vida de los peñarandinos y peñarandinas.

Imágenes

Plaza Nueva

Fue construida en 1942 sobre la antigua charca de La Poza, anegada por los escombros del polvorín, con el esfuerzo de un grupo de presos republicanos, desplazados a Peñaranda para su construcción después del estallido del polvorín.

Es de figura cuadrangular y trazado clásico, toda ella porticada, presenta cierto carácter solemne que la asemeja a las grandes plazas españolas. El centro ha experimentado numerosos cambios a lo largo de su historia; actualmente lo ocupa un monumento al agua, obra de Félix Orgaz Botejara.

Imágenes

Plaza de toros La Florida

La plaza de toros de Peñaranda fue inaugurada el 4 de septiembre de 1907. Hicieron el despeje de la Plaza a caballo, Silva y Ceballos. Actuaron los diestros Fermín Muñoz 'Corchaíto' y José Carmona 'Gordito'. Los toros eran de la ganadería del Valle.

Este singular edificio ubicado en el km. 2 de la Ctra. Madrid, está dotado de una serie de elementos y servicios que permiten no sólo llevar a cabo corridas de toros sino también organizar varios tipos de espectáculos y actuaciones al aire libre.

Cuando se construyó el aforo era de 6100 personas, siendo hoy, después de las correspondientes adaptaciones y reformas, en torno a las 5500 plazas. Con palcos, tendido alto, tendido bajo, contrabarrera, barrera, callejón, burladero, presidencia, puerta de cuadrillas, toriles, arrastre de toros, patio de caballos y corrales.

Imágenes

Convento de las Madres Carmelitas

Se puede afirmar sin pecar de pretenciosos que es el la conjunto más importante e interesante de toda la provincia de Salamanca y el que guarda y conserva, con celo ejemplar, la mejor colección de pintura italiana y bronces napolitanos existentes en la zona.

Fundado a mediados del siglo XVII por D. Gaspar de Bracamonte, el convento es obra barroca de «estilo carmelitano». Pero más que en su arquitectura, el interés de este recinto radica en la colección artística que conserva.

El mecenazgo del conde de Peñaranda -a la sazón virrey en Nápoles- permite contemplar en la iglesia y clausura un conjunto pictórico inigualable en toda la región. Obras de Lucas Jordán, Andrea Vaccaro, Guido Reni y Martín de Vos se encuentran repartidas por los muros de la iglesia y por el interior de la clausura.

La Iglesia data de la primera mitad del siglo XVII consta de una nave de tres cuerpos; a través de dos puertas existentes en el testero de la Capilla Mayor, accedemos a la Capilla de Loreto. Observamos al lado del evangelio la Capilla de San José, obra de Fray Pedro de la Visitación.

Podemos contemplar tres grandiosos lienzos de seis que lo componen, presidiendo otros tantos retablos. Estos magníficos retablos son los de mayor significación de esta Iglesia. En el central vemos 'La Anunciación'. A la derecha y en el lado de la Epístola, vemos a Jesús cargando con la Cruz ante el pueblo judío, y la capilla de Santa Teresa de similar factura que esta guardada por una reja de madera, y que parece ser de finales del siglo XVII. En la parte izquierda del crucero, en el retablo del Evangelio, vemos La Piedad o Descendimiento de trazos impresionistas con connotaciones e inspiraciones basadas en el estilo del españoleto José Ribera, que nos indican su estilo tenebrista y que parece inacabada; magnifica obra de Giordano.

La Capilla además exhibe orgullosa cinco lienzos de Luca Giordano o Lucas Jordán, que fue discípulo de Ribera y apodado 'Fa Presto', por su rapidez en el acabado de sus lienzos. Este inigualable artista adquirió notoriedad y prestigio por sus magnificas obras expuestas en el Palacio de Medici Riccardi en Florencia y teniendo como contraprestación póstuma la infravaloración de sus trabajos en el siglo XIX por la influencia moderna del Neoclasicismo. Vemos en los ya mencionados cuadros algunos de sus mejores trabajos 'La Encarnación', 'Ecce Homo', 'La Cruz a Cuestas' y el 'Descendimiento' antes nombrado, Le acompañan en este deleitar visual otras magnificas obras como 'La Oración en el Huerto' de Andrea Vaccaro ó 'Santa Rosa de Lima' de Lázaro Balde que resplandecen y magnifican esta venerada Iglesia por si mismas, haciendo imprescindible su visita.

La Iglesia barroca es obra de Fray Juan de San José, que realizó los trabajos por encargo del mecenas D. Gaspar de Bracamonte y Guzmán, Conde de Peñaranda y Virrey de Nápoles que en 1651 fue nombrado presidente del Consejo de Órdenes. Además en octubre de 1653, El rey Felipe IV otorgó a D. Gaspar por real Cédula, la Presidencia del Consejo de Indias en Gobierno. Fue comendador de Daimiel en la orden de Calatrava, y se casó con su sobrina hija de su hermano mayor, la cual solo le dio un hijo, D. Gregorio Genaro de Bracamonte, que fue Grande de España.

Don Gaspar fue mecenas como se ha dicho de este Convento gastando más de 100.000 ducados en su construcción, y aportó por su condición de Virrey gran cantidad de lienzos y bronces traídos de Nápoles, así como gran cantidad de joyas, piedras preciosas, láminas, alhajas de plata, oro y diamantes, así como esmaltes para la Imagen de Nuestra Señora de Loreto; hizo a lo largo de las distintas remodelaciones , nuevas aportaciones de dinero, aproximadamente otros 50.000 ducados mas.

Eligió este convento como Capilla Funeraria de él y de su familia, con la condición de ser tratado como otro cualquier difunto, y con el mismo protocolo que las demás religiosas que eran enterradas en los nichos funerarios y sepulturas de sus claustros. Falleció el 14 de Diciembre de 1676 y catorce meses después de su muerte, falleció su esposa.

Hay documentación que narra que veinte años después de su óbito, con motivo de unas reformas, se abrió su sepulcro, encontrándolo con sus ropajes intactos y semíncorrupto y con grandes mechones de cabellos, así como la osamenta muy blanca siendo venerado por las gentes; dejó de renta para las Orden más de 3.000 ducados anuales.

Imágenes

Ermita del Humilladero

Esta ermita, del siglo XVI, se sitúa en la actual calle de Nuestra Señora, muy próxima al convento de las Madres Carmelitas. La explosión del polvorín, en el año 1939, la dejó tan dañada que lo que podemos ver hoy es una reconstrucción moderna realizada sobre las antiguas ruinas.

El exterior es de principios del siglo XX y está realizado en ladrillo y pintado. En la parte delantera hay una pequeña espadaña. Consta de un atrio de entrada, donde se exhibe un calvario que perteneció al convento de San Francisco.

El interior lo conforma sólo una nave de reducido tamaño, iluminada con una pequeña ventana en el lado de la epístola. Está decorada por distintas obras pictóricas y algunas tallas. El acceso al altar se haya dividido por un arco de medio punto. En el centro se sitúa, en el interior de un arco, el Cristo del Humilladero; a los lados, en arcos más pequeños, se puede admirar la talla de una Dolorosa y, en el lado de la epístola, un santo.

La importancia de esta ermita radica más en la devoción del pueblo al Cristo del Humilladero y a las dolorosas que salen en procesión durante la Semana Santa, que a su valor arquitectónico.

Imágenes

Teatro Calderón

En el número 17 de la calle Cerrajeros se encuentra el Teatro Calderón, que fue inaugurado en 15 de agosto de 1881. Un grupo de peñarandinos y mediante acciones, emprenden la idea de construir el Teatro y adicionado a éste un local espacioso, elegante y bien decorado, el Casino de Peñaranda, con 782 metros cuadrados y un coste de 107.437,50 pesetas. Se suscribieron acciones con capital ordinario de 125 pesetas y capital preferente de 51,94 pesetas.

Su arquitecto fue José Secall, la decoración fue llevada a cabo por los Montesinos. Es un edifcio de dos plantas; en la primera se encuentra el teatro, con planta de herradura y en la segunda el casino. En el techo aparecen representados al óleo los temas de la fortuna, las flores y el amor. El exterior, adornado con medallones como recuerdo a los cuatro dramaturgos españoles: Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Lope de Vega, Pedro de Alarcón y Moreto

Cerrado después de la guerra civil, fue restaurado en 1991, inaugurado con la obra 'El gran teatro del mundo' de la compañía Corsario. Actualmente se utiliza como teatro, cine y centro recreativo de la Tercera Edad.

Imágenes

Antigua cárcel

El actual edificio del Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, ubicado en la Plaza de España, alojó durante el siglo XVII la cárcel, posiblemente en la parte baja, y la casa consistorial, en la parte alta.

Entre los años 1673 y 1675, se reconstruyó la manzana que hoy ocupa el CDS. Los responsables de la reconstrucción también promovieron la restauración de la torre y quisieron dejar constancia del hecho, ordenando esculpir la gran placa que se conserva sobre la entrada principal del edificio. Los responsables de dicha restauración fueron los arquitectos Pablo Andrés y Juan José Luis, que consiguieron una perfecta simbiosis entre los materiales y el uso moderno del edificio, pero manteniendo la fachada original y su identidad.

Imágenes

La Casa Consistorial

El edificio del Ayuntamiento fué el primer inmueble que financió el concejo, en 1647, para su uso como casa consistorial.

Este edificio fue reformado por Antonio del Mercado, quien mantuvo la fachada, divida en dos cuerpos, colocando en la parte superior cuatro ventanas enmarcadas por cuatro arcos. A lo largo del siglo XVII, se completó el cuerpo inferior con el soportal actual, de cuatro arcos carpaneles. Sin que se conozcan las causas exactas, entre 1674 y 1675, se trasladó a un nuevo edificio situado en la Plaza de España que, además, cumplía las funciones de cárcel y de juzgado, actual Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

En el siglo XIX retorna a su antigua ubicación, manteniéndose en la actualidad. En 2008 se lleva a cabo la última reforma en la que se cambia la fachada de ladrillo visto por un toque de color, convirtiendo también su interior en un espacio más práctico y luminoso.